Noticias

30 marzo, 2023

Isabel Martín y su gran legado: educación, dignidad y justicia.

Está en todas las mujeres que dieron un paso adelante y se empoderaron. Está en todas las personas que trabajamos en la Fundación que lleva su nombre, también en la infancia del CEPIN, en Venezuela. Está en las mujeres emprendedoras de Zway, Etiopía, en las agricultoras de Senegal o en aquellas que trabajan diariamente en los talleres de UDEBU, en R.D. Congo… Este año se han cumplido diez años sin ella, pero su legado sigue más vivo que nunca.

Isabel se fue un 17 de marzo de 2013, a los 87 años. Falleció en Bombay, aquejada de un cáncer. Dos de los patronos de nuestra Fundación, que la habían conocido en los 80, estaban con ella en el momento de su muerte, y esa experiencia, que les marcó profundamente, fue el detonante de nuestra constitución, y explica que llevemos su nombre.

Su idea de seguir apoyando a las mujeres de la India, de mantener el legado de Isabel y de canalizar toda su trayectoria filantrópica a través de una entidad formalmente constituida, se materializó en 2015 con el registro y puesta en funcionamiento de la Fundación Isabel Martín. Pero, ¿quién fue Isabel Martín?

Nació en Guijuelo, Salamanca, en 1926. Con 21 años se unió a las Misioneras de Cristo Jesús, en Javier, Navarra. Tras varios años de formación en idiomas y como enfermera, solicitó destino para ir a misiones, y en 1955 en que se trasladó a Bombay, en India. Al poco tiempo se desplazó a Calcuta, y antes de cumplir un año, a la jungla de Sikkim, un pequeño estado del noroeste de la India donde pasó cinco años dedicada a la docencia.

De regreso a Bombay se integró como enfermera en el hogar para discapacitados de la organización Chesire Home durante varios años para volver de nuevo a Sikkim, esta vez para montar un dispensario. En 1975 fue destinada a Pune, otra gran ciudad de la India, donde se dedicaría durante ocho años a la formación de novicias. Tras este período solicitó unos meses de retiro durante los que realizó unos ejercicios espirituales con el jesuita Tony de Mello que, según sus palabras, supusieron otro punto de inflexión en su vida y la llevaron a vivir entre los más pobres, de vuelta a Bombay.

[metagallery id=5184]  

Allí se alojó en uno de sus slums (barrios chabolistas) más pobres y marginales donde conoció la terrible situación de los más desfavorecidos, y especialmente, de las mujeres, inmersas en la miseria, el maltrato y la falta de expectativas. “Los hombres bebían muchísimo. A veces venían niñas y niños a llamarnos por la noche para avisarnos porque papá estaba pegando a mamá. Entonces tenías que ir con las mujeres chorreando sangre del hospital a la policía. Empecé a dar vueltas a qué podíamos hacer para que ellas salieran de la prisión en la que estaban viviendo”.
 

“No las puedes dejar solas” dice que escuchó en su cabeza.

 
Isabel tenía claro que necesitaban recuperar su dignidad, un medio de vida estable que les permitiese ser autosuficientes. Empezaron a coser muñecas y otros accesorios textiles y a venderlas, organizaron un catering, se organizaron…

Con la ayuda de otro jesuita, Federico Sopeña, consiguieron una casita en el slum y así nació en 1985 el germen de lo que sería Creative Handicrafts, una organización de Comercio Justo que, a día de hoy, cuenta con casi trescientas cooperativistas y en la que llegan a trabajar, en picos de producción, más de ochocientas mujeres. Los productos textiles que tenemos en nuestra tienda son fabricados allí.

En 2010 el compromiso de Isabel con las personas que más lo necesitaban y su vocación de servicio fue reconocida en España y recibió el Premio Príncipe de Viana a la Solidaridad por parte del Gobierno de Navarra.
 

A Isabel no le gustaba ser protagonista de nada, decía que las mujeres eran las verdaderas protagonistas. Tanto que, cuando le invitaron para recoger el Premio, puso como condición acudir con algunas de ellas.

Teniendo en cuenta esto, quisimos recordarla en nuestro trabajo diario. Durante toda la semana del 13 de marzo, cuando justo se cumplían diez años de su fallecimiento, en actividades de la Fundación, en las de nuestro Espacio EntreMujeres, o en la Residencia Santa Teresa d Cáritas, la hemos recordado explicando a las personas usuarias quién fue y el por qué de nuestra ONG.
Hemos querido que todo el mundo sea consciente de su legado y de la historia de tantas mujeres valientes. En todas hemos guardado también un minuto de silencio y reflexión.

El pasado 17 de marzo, nuestra compañera Sara, directora de proyectos, se desplazó a Bombay, para recordarla junto con las mujeres de Creative Handicrafts. Al mismo tiempo, en Zaragoza, celebrábamos un memorial en la Iglesia de San Nicolás en el que pudimos escuchar a nuestro coro «Voces Trenzadas» y a la agrupación artística «Marx que voces» cantando para Isabel y para todas las personas que se acercaron a acompañarnos en su homenaje.

Isabel hoy está en cada puntada de las mujeres de Creative Handicrafts, en el trabajo de la agricultora de Senegal o de Mokhada, en India. También en el tesón de las mujeres del taller de costura de UDEBU, Kinshasa, R.D. Congo, o acompañando a la infancia en el CEPIN, Maracaibo, Venezuela.

Su legado sigue más vivo que nunca gracias al trabajo de muchas personas beneficiarias, voluntarias, trabajadoras, amigas, socios locales… que luchan por la educación, la dignidad y la justicia.
 

 
¿Te sumas? Colabora con nuestra ONG aquí y sé parte del cambio. ¡Gracias!