Noticias

23 marzo, 2018

La Fundación Isabel Martín en Venezuela

El pasado 14 de febrero los técnicos de CERAI, Damián y Macarena, aterrizaron en Venezuela dispuestos a echarnos una mano con nuestro proyecto de Soberanía Alimentaria.
Desde 2016 llevamos colaborando económicamente con el CEPIN, el Centro de Promoción Integral del Niño, en Maracaibo, intentando proporcionar comida diaria a sus 350 niños/as junto con otras entidades. Como continuación de esta idea de apoyar la alimentación en el país, financiamos, además, un proyecto consistente en la creación de huertos familiares y formación para los agricultores. Es aquí donde los técnicos de CERAI nos han apoyado con sus conocimientos en agroecología.
¡Así fue su experiencia!

La situación de desabastecimiento de Venezuela es bien sabida y, por eso, nuestra ONG financia este proyecto en la ciudad venezolana. El objetivo es dar herramientas a sus habitantes para que puedan comer, algo tan básico pero tan difícil allí en estos momentos. “He sido testigo de su situación. La crisis económica y política en la que ha estado sumergida hace pensar que es un país que está sobrepasando los niveles de pobreza”, comenta la técnica en agroecología tras su visita.

Macarena y Damián, ambos expertos en este sector, no dudaron en coger un vuelo y pasar 15 días impartiendo formación a las familias de los barrios Etnia Guajira (Maracaibo) y Sector Montañita (Cañada Urdaneta).

Damián y Macarena recién aterrizados en Venezuela junto con Jeannette Makenga, directora del Centro de Promoción Integral del Niño en Maracaibo.

Con este proyecto, gracias a su ayuda, la Fundación Isabel Martín pretende garantizar la producción de alimentos autóctonos, accesibles, disponibles y de calidad mediante la creación de huertos familiares agroecológicos y pequeñas granjas avícolas. 

Huertos en Maracaibo, Venezuela

A la situación de desabastecimiento en Venezuela se suma el hecho de que “no aceptan ayuda humanitaria (casi nos requisan el suministros y aprovisionamiento de medicamentos nada más llegar al aeropuerto). Además en uno de los barrios, etnia Guajira, la desnutrición infantil está a la orden del día”, comenta Macarena.

Macarena con varios vecinos del los barrios de Maracaibo.

Gracias a este proyecto, 23 familias saldrán beneficiadas directamente al poder cultivar sus propios alimentos. Y es que los cursos que recibirán consistirán en:

1) Formación técnica y habilidades en huertos familiares y árboles frutales

2) Formación técnica y habilidades en granjas agroecológicas

3) Formación técnica y habilidades para el uso de una incubadora de  huevos

Indirectamente, todos/as los/as habitantes del barrio de Maracaibo y de Cañada Urdaneta, en Venezuela, serán beneficiarios de este proyecto en el que hemos puesto toda nuestra ilusión. Estas familias son las más pobres y marginadas, con un alto nivel de vulnerabilidad que les hace no poder ejercer sus derechos. El proyecto, por tanto, trata de darles a conocer sus derechos, fortalecer sus capacidades para reclamarlos de modo que ellas/os puedan contribuir a su consecución y facilitarles recursos para que cultiven sus tierras y así tengan autonomía y soberanía alimentaria.

Damián y Macarena junto con Jeannette y el cónsul de Colombia.

En palabras de Macarena: “ha sido la experiencia hasta el momento más enriquecedora y educativa que he vivido. Gracias a CERAI y a la Fundación Isabel Martín por darme la oportunidad de abrir los ojos”.

La técnica en agroalimentación fue entrevistada por Aragón en Abierto (Aragón TV) a su regreso de Venezuela. No te pierdas su sobrecogedor relato en este vídeo:

Además del de soberanía alimentaria, nuestra ONG también apoya otro proyecto en el país, con el Servicio Jesuita a Refugiados de Venezuela como contraparte. Se persigue dar formación y acompañamiento a mujeres, adolescentes y niñas, refugiadas colombianas, en situación de vulnerabilidad en comunidades de los estados Apure y Táchira.

Mujeres y niños/as en un taller prevención de enfermedades crónicas

En este sentido, se han programado los siguientes talleres:

1) Nueve talleres de capacitación en artesanías y habilidades en corte y costura, bisutería y cestería.

2) Seis talleres de cocina y alternativas nutritivas de preparación de alimentos

3) Un taller de formación en educación para la higiene, salud reproductiva,  y prevención de enfermedades crónicas.

Refugiados/as haciendo pulseras en los talleres de Apure y Táchira en Venezuela

En el marco de la violencia social y estructural que se vive en la zona fronteriza colombo venezolana, la violencia contra mujeres y niñas sigue siendo grave, sistemática y generalizada. Por este motivo, el proyecto se dirige a formar a las mujeres para que sean capaces de mejorar su vida personal y familiar. Todo ello a través del desarrollo de habilidades para su autosuficiencia económica y actividades que les ayuden a superar sus experiencias traumáticas producidas por la violencia social y la crisis humanitaria del país.

Un total de 225 mujeres de los estados Apure y Táchira son las beneficiarias directas. Son personas en situación de refugio, solicitantes de refugio e integrantes de comunidades de acogida. Indirectamente, además, son beneficiarias cerca de 900 personas en ambos estados.