Noticias

17 marzo, 2017

“Gracias, Isabel, por ser parte de nuestras vidas”

Hoy, 17 de marzo de 2017, se cumplen cuatro años del fallecimiento de la misionera Isabel Martín y los patronos de la Fundación, que conocieron a Isabel y convivieron con ella, recuerdan cómo era, qué aprendieron y a qué les alentó.

Isabel Martín, misionera en Bombay, IndiaIsabel Martín, misionera en Bombay, India
Isabel Martín, una vida al servicio de los más vulnerables

Isabel Martín nació en Guijuelo, Salamanca, en 1926. Con 18 años se unió a las Misioneras de Cristo Jesús y, en 1955, fue a Bombay, India. Ahí se volcó con los más vulnerables y donde algunos patronos de la Fundación le conocieron. Precisamente, por ello, le recuerdan de una manera muy especial y han querido compartir con todos los lectores sus memorias más enriquecedoras.

Isabel Martín me enseñó que nada es imposible si crees y amas el fin. Era el alma y el músculo de Creative Handicrafts. Cuando la conocí, me impresionó cómo vivía la vida de las mujeres. La marginación de ellas era su desvelo. Los problemas de las mujeres los hacia suyos. Sus alegrías, su sonrisa. Sus logros, otro motivo para seguir luchando. Era una persona entusiasta y muy trabajadora. Su única meta era empoderar a cuantas más mujeres, mejor”.

“Conocí a Isabel Martín en Bombay, en 2011, y pude ver ‘in situ’ lo que desde la infancia y desde lejos había estado “mamando” toda la vida. Pude ver las mejoras reales producidas en las vidas de personas reales. Fue una gran toma de consciencia, ver, tocar, oler y sentir las vidas de las gentes con nombres y apellidos, con familia y circunstancias cuya presencia apenas se percibe cuando la relación tiene lugar desde el lejano extremo de un frío talonario”.

Isabel Martín en Creative Handicrafts.
Isabel Martín en Creative Handicrafts.

“He tenido una estrecha relación con Isabel Martín durante 14 años. Este ha sido el periodo más importante de mi vida. Ella me motivó a seguir y permanecer en Creative Handicrafts y trabajar para las mujeres más desfavorecidas. Todos los que entraron en contacto con ella se inspiraron y se quedaron pegados a ella y su misión”.

“El encuentro con Isabel Martín, allá en los 80, marcó nuestra existencia, no solo a nivel personal, sino también a nivel de pareja, ya que influyó de forma determinante en nuestra escala de valores. Nuestra vida se puede dividir en un antes y un después del primer viaje a la India. El encuentro con Isabel fue un “flechazo”. Ella nos sedujo de tal manera que no tuvimos más remedio que rendirnos a sus propuestas y proyectos, todo lo mirábamos bajo la lupa de nuestras vivencias allí. Pequeñas experiencias como lavarnos o ducharnos con un cubo de agua nos hicieron caer en realidades de ahorro y otras situaciones que cambiaron nuestros comportamientos hacia nosotros y nuestros hijos”.