Noticias

1 diciembre, 2017

¡Gracias, gracias, gracias voluntarios/as!

El pasado 29 de noviembre escuchamos las experiencias inolvidables de nuestros/as voluntarios/as en algunos de los proyectos que financiamos. Sin ellos/as, sin su tiempo, dedicación, conocimientos, entusiasmo, ilusión, ganas… la Fundación Isabel Martín no sería lo mismo.

En la mesa redonda, Teresa, Ana, Sofía e Ignacio, dispuestos a explicar sus  vivencias, cada uno en su proyecto, porque aunque no los han creado ellos/as, los hicieron suyos desde el primer momento.

Olga Estella, la gerente de la Fundación, abrió la sesión agradeciendo a nuestros/as voluntarios/as su labor. Y es que fue nuestro pequeño homenaje a todos/as ellos/as con motivo del Día Internacional del Voluntariado, que se celebrará el próximo 5 de diciembre. 

Comenzamos la mesa redonda con la experiencia de nuestro voluntario Ignacio.

Kenia e India le marcaron mucho y compartió con el auditorio las enseñanzas que le aportaron estos viajes:

“Hay muchas razones para hacerse voluntario. Ser voluntario no es fácil, sobre todo en el mundo moderno actual que tanto fomenta el individualismo, lo privado y la satisfacción personal. Sin embargo, una de las fuerzas subyacentes a una voluntad de abrirse a los demás es comprender que no somos seres aislados sino que formamos un todo continuo, una línea ininterrumpida cuyos puntos son los millones de seres que viven y sienten.

El vacío interior busca ser llenado. Y no es fácil de engañar con bocaditos de “ego”, placeres pasajeros, como se engaña al hambre. El fondo de insatisfacción no te dejará en paz, seguirá ahí, recordándote cada mañana que esto no va de uno mismo, en detrimento de todos los demás. Te pinchará, te incomodará, te hará ponerte corazas y te aislará en tu infelicidad cada vez más. Por eso me hice voluntario.

Porque salir al mundo en realidad es buscarse a uno mismo en su interior.

¿Cuáles son las 7 cosas que aprendí?

1) Aprendí que no debemos dar las cosas por sentadas, la luz, el agua corriente, la recogida de basuras, la comida en tu plato, tus derechos, la justicia.

2) Mi forma de ver el mundo no tiene por qué ser la correcta ni la mejor. Observar mis reacciones sin calificarlas como buenas o malas. Observar mis juicios.

3) Todos los seres humanos queremos lo mismo: ser felices. Y la felicidad pasa por la dignidad. Aunque una vez cubiertas las necesidades materiales, estos bienes no producen un aumento exponencial en la felicidad, una persona que no tiene lo básico cubierto, no tiene dignidad y por lo tanto no puede ocuparse de ser feliz, porque no tiene qué comer o dónde dormir, y no tiene independencia económica ni derechos fundamentales.

4) La arrogancia se cura viajando. Viajar, conocer a otras personas en sus propios contextos situacionales, verte inmerso en otra cultura, te hace ver tu propia sombra. A menudo tenemos la actitud de imponer lo que creemos que es correcto. Debemos ser más humildes.

5) Yo no soy tan importante. Salir al mundo te ayuda a ver que simplemente eres uno más entre un millón.

6) Somos privilegiados y los somos sólo por haber nacido donde, cuando y como hemos nacido. Es bueno tomar consciencia de esto para poder cambiar situaciones de injusticia.

7) Si quieres cambiar el mundo, comienza cambiándote a ti mismo. Es muchísimo más fácil intentar cambiar a otros que ser coherente uno consigo mismo, observarse con sinceridad, entrar en nuestras habitaciones oscuras, antes de salir al mundo.

Las siguientes en coger el testigo de la conferencia fueron Sofía, Ana y Teresa, que se embarcaron en una maravillosa aventura este verano gracias al convenio firmado entre su Escuela de Diseño Hacer Creativo y la Fundación Isabel Martín.

En esta charla, tuvieron la oportunidad de mostrar a los asistentes, en exclusiva, la colección que, gracias a su trabajo y su tesón demostrado durante tres meses, pudieron sacar adelante. Una colección de ropa femenina llamada “Petricor”, ese olor característico que produce la lluvia al caer en el suelo y que tanto les llamó la atención en la India.

Además de sus prácticas curriculares en la Cooperativa de Comercio Justo y auto-empleo, Creative Handicrafts, nos regalaron su tiempo para dedicarlo a las mujeres y niños/as, compartiendo risas, complicidad, momentos entrañables que, dicen, no podrán olvidar.


También hubo tiempo para el turismo y para descubrir la India, un país que deja huella.

No dejes de leer los tres capítulos que fueron publicados en este blog donde, a modo de diario, las tres voluntarias nos explicaron todo lo vivido, que no fue poco:

1) Aventura de Diseño en Bombay: Parte I

2) Aventura de Diseño en Bombay: Parte II

3) Aventura de Diseño en Bombay: Parte III

Ignacio, Ana, Teresa, Sofía… son solo cuatro de los voluntarios/as que ofrecen su tiempo y su entusiasmo para ayudarnos, para ayudar a los demás. Nieves, Carlos, Roberto, Ángel, Paz, Gloria, Sonia, Sofía, Sara, Dolores, Irene, Isabel, Cristina, Leticia, Reyes, Neus… La lista es muy larga… A todos/as vosotros/as, muchísimas GRACIAS de corazón por colaborar con la Fundación para que todo nuestro trabajo salga adelante y, lo mejor de todo, para que salga bien.